16 de junio de 2009

Una de las tres...


Una de estas tres imágenes se realizó animada por la intención de un artista reconocido; las otras dos son ajenas a la experiencia artística. ¿Interviene en la percepción de la obra artística el discurso que la soporta? ¿Somos sensibles a la experiencia estética sin más? ¿Cuál de las imágenes es obra de mi hija mayor?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me pregunto si tu hija mayor llegaría en su expresión "artística" a elaborar una obra que se confundiera con Las Meninas o con algún Picasso...

JM Lorite dijo...

El asunto está en descubrir cuánto de necesario es el discurso que soporta la obra, por la propia esencia del arte contemporáneo actual, o por el estado de incipiente iniciación del espectador ante el fenómeno artístico
...

Anónimo dijo...

...lo digo porque aquellas obras que pueden confundirse o que necesitan discurso para sostener su valor, a mi entender no emocionan ni provocan admiración de forma expontanea y por tanto se alejan del entendimiento del público general al que pertenezco.

loli fonta dijo...

La de María creo que puede ser muy bien, la número 2.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...