19 de abril de 2009

La señal simbólica

Sé que he llegado a una realidad distinta –espacial, por tratarse de un pequeño pueblo de grandes personas, y temporal, por arribar en Semana Santa– cuando visualizo esta señal de tráfico.


Ese "trazado orientativo" deviene liberador en lo que no expresa pero deja entender: que las marcas que delimitan los carriles pueden ser rebasadas o ignoradas si así lo aconseja el sentido común. La estrecha y sinuosa carretera, cambiante de una estación a otra (por la vegetación que cubre o no parte de la calzada, los tractores que cosechan y entran o salen de las tierras, las bicicletas que van y vienen), demanda una velocidad distinta según el caso, un respeto por los carriles distinto según la ocasión...

Acostumbrado a la rigidez anómica y sancionadora de la urbe, a la segregación de carriles, actitudes y ambientes, al rigor de los horarios, habitar unos días un espacio en los que aquellos límites se difuminan resulta, como poco, terapéutico. Límites difuminados en torno a los que legalidad e ilegalidad transitan por estrechas calzadas –en esos días, por poner un ejemplo, las instituciones permiten juegos que no son legales el resto del año, como el de las "chapas"–, la familia pierde su condición atomizada y se amalgama con distintas generaciones; el día y la noche se unen, solapándose entonces el sueño y las comidas, las charlas y el juego; los ritos religiosos y los profanos cohabitan complementándose –qué gran procesión cuentan que fue la del Genarín–...

Por todo ello, esta señal de tráfico ha perdido aquello que denotaba para pasar a connotar otra realidad, idealizada sí, por breve y falta de costumbre, pero intensa y disfrutable; una llamada, en fin, a vivir en torno a unos márgenes orientativos en los que darnos permiso para entrar o salir según convenga, a desencasillarnos de nuestra profesión, nuestro rol familiar y hasta de esas ideas que tan fírmemente hemos ido pintando en nuestras calzadas.

Crucémoslas, a ser posible, juntos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy buena la peculiar interpretacion personal de la señal, y enormes los enlaces de las CHAPAS y GENARIN ... todo esta conectado en el espacio

Judax

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...