12 de mayo de 2010

Si las vasijas hablasen...


Escucho, y luego leo, información sobre la arqueoacústica. El asunto es el siguiente: la grabación mecánica del sonido es un hecho físico que, aunque hoy en desuso, se conoce desde 1888, año en que Thomas Edison consigue grabar sonido mediante el rayado que las ondas emitidas provocaban sobre una lámina de estaño. Hasta aquí, pasando por la evolución del resto de dispositivos grabadores y reproductores analógicos, todo es correcto; pero la arqueoacústica se plantea el reto de volver a la vida aquellos sonidos que pudieron ser grabados accidentalmente como, por ejemplo, los que pudieron haberse conservado mientras un alfarero del siglo III decoraba con una pajilla una pieza de cerámica que ultimaba en su torno.

Han podido rescatarse ruidos, más que sonidos, de alguna de estos soportes; parece que el asunto es cuestión de tiempo, el suficiente para que la tecnología logre producir aquel dispositivo lector que sepa entender lo que estas piezas pudieran esconder: el sonido de la historia.

Mientras tanto, nosotros simplemente proponemos que admiréis esta vasija, que la escuchéis, y escribáis o grabéis lo que dicen aquellas voces que guarda en su interior, si es que dicen algo.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...