16 de octubre de 2009

El vacío que nos sostiene


Descargo un pdf con uno de los módulos del curso "Redacción Periodística", curso que la UOC ofrece como material docente en abierto a través del recomendable UOC OpenCourseWare.

No sin lógica, Lluís Pastor habla del poder altamente comunicativo de la palabra escrita y de como puede ésta aportarnos conocimiento; algo de lo que las imágenes, con todo su poder de cautivarnos, adolecerían, al reconocer en ellas valores o conceptos que previamente han sido asignados. Sirve su ejemplo: en la paloma de la paz reconozco de nuevo el valor a ella asociado como símbolo del concepto de Paz; más difícil es que una imagen me comunique la idea que del concepto de categoría querría comunicarnos Kant.

Pienso entonces si no serán las imágenes provenientes del Arte precisamente consideradas obras de arte al ser portadoras de conocimiento, frente al resto de imágenes con otra entidad y función (signos, símbolos, descripciones, infografías...). Para corroborarlo, tomo la obra de Chillida porque es para mí paradigmática en la percepción de lo que entiendo como Arte.

En las imágenes de las obras de Chillida reconozco, en su negación del ángulo recto y sus imbricaciones formales, el lenguaje de paísajes conocidos, de ramas, dunas, traslapos de hojas, contraluces... como reconozco en sus juegos de altos contrastes y en la tensión por no alejarse mucho de la ortogonalidad, la síntesis civilizadora del signo, de la letra y el lenguaje; también la intuición de percepciones primarias, primitivas...

¿Y sobre el conocimiento? ¿Qué puedo obtener de nuevo en la observación de esas imágenes? La obra de Chillida habla de como los límites tan radicalmente segregados no rompen sino que colaboran en pos de la unidad. Habla de tener en cuenta aquello que nos envuelve de manera invisible y que, sin embargo, recorta nuestra forma otorgándonos identidad. Que lo inexpugnable puede ser perforado, doblado, retorcido y elevado y no por ello deja atrás su matérica gravedad; es más, que son esas perforaciones, elevaciones, plegados y cortes lo que potencia su dureza y peso. Que somos complejos y duales y que en eso debe erradicar algo de la plenitud.

Nos vemos por allí algún día, entre los fieltros de Chillida, recortados nuestros miedos y dejando ver entonces, en el fondo, el vacío que nos sostiene.


Al comienzo de la entrada: Gravitación Tinta Homenaje a San Juan de la Cruz III de 1991; justo arriba de estas líneas, Gravitación en fieltro de 1990. Ambas imágenes aparecen en la web del Museo Chillida-Leku.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...