18 de febrero de 2009

El misterio de Shakespeare


En esta primera letra "B" de la obra "La Tempestad" de Shakespeare aparece escondido, entre las filigranas que rodean a la capitular, el nombre de Francis Bacon.

Este dato fue publicado en 1931 en el periódico "Cincinnati Times-Star" y en el "Literary Digest" y es una de las muchas notas con las que una corriente de estudiosos y eruditos corroboran sus sospechas sobre la identidad del dramaturgo: tras el genial William Shakespeare, pudieran hallarse en realidad hombres de filosofía, arte y conocimiento como fueron Francis Bacon, Edward de Vere o Christopher Marlowe, entre otros.

Sea como fuere, un intrincado juego de engimas y testaferros, una hipótesis sin fundamento o, simplemente, la constatación de que conceptos como autor, editor, agente y actor no han existido tal y como los conocemos desde siempre, el caso es que el asunto sugiere y anima a conocer más del ambiente creativo del renacimiento inglés en el que la reina Elizabeth tuvo también mucho que ver y decir.

Se pueden dar vueltas de tuerca en torno al tema de la supuesta auténtica identidad de Shakespeare en sitios como sirbacon.org. Que se diviertan.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...